Precios de los comestibles se disparan en abril a su nivel más alto en 46 años

El coronavirus está poniendo a prueba la resistencia de los supermercados, grandes y pequeños, no solo por los riesgos de contagio de empleados y clientes, sino por la escasez de productos en los anaqueles y ahora, por el aumento de los precios en los comestibles, que en abril alcanzaron los niveles más altos de los últimos 46 años.

Fiorucci Foods - Discover the Taste of Italy

De acuerdo a datos publicados por la Oficina de Estadísticas Laborales de EEUU, el promedio de los precios de los comestibles subió un 2.6 por ciento en abril. Ese es el mayor aumento mensual en los precios de los comestibles desde 1974, según el informe.

El aumento en los precios de los comestibles en los supermercados fue amplio y afectó a artículos como el brócoli, el jamón, la avena y el atún. Pero según el reporte, el índice de precios para carnes, aves, pescado y huevos fue el que más aumentó, con un incremento del 4.3 por ciento, mientras que el costo de los huevos aumentó un 16,1 por ciento.

Los precios para los cereales y los productos de panadería aumentaron un 2.9 por ciento en abril, el mayor incremento mensual de la historia, según la Oficina de Estadísticas Laborales.

Por su parte, el índice precios de bebidas no alcohólicas también subió un 2.9 por ciento en abril, su cuarto aumento consecutivo. Los costos para los productos lácteos y afines y para las frutas y las verduras aumentaron un 1.5 por ciento en abril. 

Artículo Relacionado: Cómo el coronavirus afecta las decisiones de compra, gasto y disponibilidad de productos

La mayoría de supermercados en todo el país han tenido que tomar medidas para limitar la venta de ciertos productos debido a su gran demanda y escasez en el suministro. Así mismo muchas cadenas de tiendas hispanas han utilizado sus redes sociales para explicar a sus clientes que el aumento de precios en los comestibles, como los huevos, ha estado fuera de su control y ellos están tratando de hacer lo posible para mantener los precios lo más estables posibles, pero dependen de cómo el coronavirus está impactando la cadena de suministros.

«En las áreas donde la demanda se ha mantenido, como en el caso de la ‘comida en casa’, tenemos inflación porque el lado de la oferta se ha visto dañado, ya sea directamente a través de las instalaciones infectadas o debido a los mayores costos de encontrar capacidad de carga», dijo Peter Boockvar, director de inversiones de Bleakley Advisory Group, a la cadena CNBC.

El aumento de los precios de los comestibles contrasta con la baja de los precios de todos los demás productos que fue de un 0.4% en abril. Las grandes caídas en varios índices contribuyeron a la disminución récord. El índice de precios de las prendas de vestir cayó un 4.7 por ciento en abril. El índice de seguros de vehículos de motor disminuyó un 7.2 por ciento y el índice de precios de las tarifas aéreas disminuyó un 15.2 por ciento.

Cada una de estas disminuciones fue la mayor baja mensual en la historia de las respectivas áreas, según la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos.