CEO de Pilgrim’s Pride acusado de fijación de precios con otros ejecutivos de la industria avícola

El CEO de Pilgrim’s Pride, la segunda mayor compañía productora de pollos en Estados Unidos, fue acusado por fiscales federales de conspirar para fijar precios como parte de una investigación antimonopolio de empresas procesadoras de pollo. Es uno de cuatro ejecutivos activos y salientes de la compañía procesadora de pollos nombrados en el encausamiento.

ASG (Associated Supermarket Group)

Según la acusación federal, desde al menos 2012 hasta principios de 2017, Jayson Penn, Roger Austin, Mikell Fries y Scott Brady conspiraron para fijar los precios y preparar las licitaciones de pollos de engorde en todo el territorio de Estados Unidos. Penn es el Presidente y Director Ejecutivo de Pilgrim’s Pride.

Los otros ejecutivos presuntamente involucrados en el plan incluyen al ex vicepresidente de Pilgrim’s Pride, Roger Austin, el presidente de Claxton Poultry Farms, Mikell Fries, y Scott Brady, un ex ejecutivo de Pilgrim’s Pride que se unió a Claxton en 2012. Pilgrim’s Pride suministra pollos a Costco y los restaurantes KFC de Yum Brands, mientras que Claxton es proveedor de Chick-fil-A.

Un gran jurado federal en el Tribunal de Distrito de Denver, Colorado, entregó los cargos de acusación contra los altos ejecutivos de Pilgrim’s Pride por su papel en una conspiración para fijar los precios y amañar las ofertas de pollos de engorde. Los pollos de engorde son criados para consumo humano y vendidos a tiendas y restaurantes.

«Particularmente en tiempos de crisis global, la división sigue comprometida con el enjuiciamiento de delitos destinados a elevar los precios que los estadounidenses pagan por los alimentos», dijo el fiscal general adjunto Makan Delrahim, de la División Antimonopolio del Departamento de Justicia. «Los ejecutivos que engañan a los consumidores estadounidenses, restaurantes y tiendas de comestibles, y comprometen la integridad de nuestro suministro de alimentos, serán responsables de sus acciones».

Artículo Relacionado: Sysco y US Foods demandan a compañías avícolas por inflar precios de los pollos

El Departamento de Justicia dijo en un comunicado de prensa que Penn, Austin, Fries y Brady son los primeros en ser acusados ​​en una investigación penal en curso sobre fijación de precios y manipulación de ofertas que involucran pollos de engorde.

Según los fiscales, los ejecutivos de Pilgrim’s Pride nombrados en la acusación federal ​​se comunicaron sobre sus precios y negociaron para fijar, estabilizar y aumentar los precios. La acusación cita una serie de supuestas llamadas telefónicas e intercambios de texto entre ellos.

La Oficina Federal de Investigación (FBI) y el Departamento de Comercio ayudaron en la investigación, informó el Departamento de Justicia.

«El FBI no esperará mientras las personas intentan llenarse los bolsillos mientras los trabajadores estadounidenses y los dueños de restaurantes intentan poner comida en sus mesas», dijo Timothy R. Slater, Director Asistente a Cargo de la Oficina de Campo del FBI en Washington. «El anuncio de hoy muestra el compromiso del FBI de investigar las acusaciones de fijación de precios para que los responsables puedan rendir cuentas».

El delito presentado en el encausamiento conlleva una pena máxima legal de 10 años de prisión y una multa de $1 millón. La multa máxima se puede aumentar al doble de la ganancia derivada del delito o el doble de la pérdida sufrida por las víctimas si cualquiera de las cantidades es superior a $1 millón, según el Departamento de Justicia.