El saludable y exquisito jamón ibérico de bellota

Acabo de regresar de un viaje mágico a La Alberca en España, este es un pueblo medieval en el que se honra al cerdo con la Fiesta de San Antón y fue primer Monumento Histórico-Artístico de España hace más de 75 años. Un rincón de paz, a tres horas de Madrid, en Salamanca y en el que sólo viven unas 1,200 personas. Ahí, entre su habitantes, están mis adorados cerditos ibéricos que vemos transformados en el famoso jamón ibérico de bellota.

Grace Kennedy, La Fe

El cerdo ibérico con el que se produce esta delicia de jamón viene de una raza diferente al cerdo de raza blanca, del que se hace el jamón serrano. El ibérico es único en esta zona. Su herencia, crecimiento, vida y alimentación es diferente.

Si el jamón se llama ibérico es una cosa, pero si lleva el apellido “de bellota” es de la realeza.

Te sorprenderá saber del jamón ibérico de bellota que:

  • Este jamón es bajo en calorías y es rico en proteínas, vitaminas y minerales, sobre todo Omega 3, 6 y 9.
  • La carne de cerdo ibérica, ayuda a reducir el colesterol “malo” y aumenta el “bueno”, baja la presión arterial, favorece la circulación y protege el corazón.
  • En adición a la pata, encuentras lomo, chorizo, morcilla y hasta cortes frescos de ibérico o ibérico de bellota. La familia de la marca Fermín lo vende online.
  • Hay muchas imitaciones, busca sellos de garantía y procedencia.
  • Este jamón no se pone en nevera. Su temperatura ideal es 70 F (21C).
  • En el caso del jamón, mientras más años de curación, mejor la calidad y la experiencia en la boca. La etiqueta siempre indica, si tiene 3 ó 4 años.
  • Ya que hay varias categorías, lee bien el menú o el empaque, antes de pagar la cuenta.

El poder ultra violeta en la cocina

Te cuento la diferencia…

Durante los meses de noviembre y marzo, los cerdos ibéricos de bellota, pasan a vivir a unos campos llamados dehesa. Ahí están sembrados los árboles que producen la famosa “bellota” y es la alimentación con ese fruto, la que los hace tan especiales.

Recientemente, el consejo que regula la calidad de los cerdos ibéricos, diseñó un nuevo sistema de etiqueta que nos ayudan a seleccionarlos. Teniendo en cuenta siempre, que hablamos de los cerdos de raza ibérica y no del tradicional jamón serrano.

El de etiqueta negra, también conocido como Pata Negra, es jamón de bellota 100% ibérico, que se alimentó de bellotas y otros recursos naturales del campo. Este siempre será el de mejor sabor, calidad y mayor precio. El color, aroma y sabor es pronunciado, pero tan suave que casi se derrite en tu boca.

El de etiqueta roja, es 75% ibérico, alimentado de bellotas y otros recursos naturales.

Los de etiqueta verde y blanca, son jamones conocidos por el nombre de cebo 100%, 75% o 50% de raza ibérica, alimentados con cereales, leguminosas y hierbas del campo o cereales y leguminosas, respectivamente.

El jamón es para saborear con un buen vino tinto, pero para disfrutarlo hay que conocerlo. Su historia, tradición y complejidad de elaboración lo convierte en un producto único.

Doreen Colondres es celebrity chef. Autora del libro La Cocina No Muerde. Síguela en Facebook e Instagram @DoreenColondres y visita www.LaCocinaNoMuerde.com , www.TheKitchenDoesntBite.com o adquiere su libro en Amazon o Itunes.

Deja un comentario