Economiza llevando la primavera a tu cocina

Cuando compras ingredientes de temporada, estás llevando a tus platos más sabor, en ocasiones más nutrición y hasta economizas un poco de dinero. Como están en temporada, hay mayor cantidad de ellos, mientras que el resto del año pueden estar genéticamente alterados, son menos sabrosos o quizás no tan frescos si vienen de otros países. La primavera es la época más divertida y fácil para llenar de color tus platos.

Grace Kennedy, La Fe

Tienes  espárragos blancos, verdes y púrpuras, las fresas, el coliflor de varios colores, el repollo púrpura y todos los “bebés” (baby carrots, baby remolachas, baby greens, baby arrúgala).

Recuerdo de niña, en esta época de primavera, pelearme con mi mamá y mi hermana las idas al patio de nuestra casa en busca de guayabas y guanábanas.

Confieso ser una de las que espera todo el año a que llegue la primavera para disfrutar de los deliciosos kumquats, unos cítricos que lucen como una naranja en miniatura y que en California y Florida se cultivan hermosos y muy dulces.

Me encantan, te los comes enteros como si fueran cerezas o los cortas en rodajas para agregarlos a una ensalada, saltado, tarta, guiso o postres.

Pero también en la primavera el mercado se llena de mangos, nectarines, limones, mandarinas, toronjas, melón, papaya (lechosa), rábanos, ajo, cebollas, cebollino, alcachofas, pimientos verdes, habichuelas tiernas y hasta el trigo, el cuscús, la polenta, la quinoa y el arroz integral están en temporada.

Ve a mi página web, ponle una pizca de imaginación y cocina con los colores que pintan esta época de primavera. Comiendo fresco cuidas tu salud y tu bolsillo.

Receta de aderezo de mango fresco

No hay excusas para no hacer un aderezo fresco en casa… preparar algo fácil, saludable, dulce y refrescante como esto, te enamorará.

Lo que debes tener:

  • 3/4 Taza de Aceite de Oliva Extra Virgen
  • 3/4 Taza de Aceite de Canola
  • 1 ½ Cucharada de Vinagre Balsámico
  • 1 Cucharada de Shallots (si no lo encuentras usa cebolla roja)
  • 1 Mango fresco mediano (sin piel y picado)
  • 1 Cdta. de miel
  • Sal y Pimienta a gusto

Lo que debes hacer:

  • En un envase profundo (bowl) echas el vinagre balsámico y los shallots picaditos bien chiquititos y mueve con una cuchara o tenedor.
  • Luego echas la miel y mueve otra vez hasta que haya mezclado bien con el vinagre.
  • En una licuadora, echas los dos aceites y el mango… luego bates hasta que el mango licue bien (va quedar espeso por la consistencia del mango).
  • Después vas a unir las dos mezclas… echas el aceite de mango poco a poco al envase del vinagre mientras mueves como si estuvieras batiendo huevos para que mezcle bien y tome textura de aderezo.
  • Al final… sal y pimienta a gusto!!!

Makeover en tu cocina y tu figura

Puedes añadir un poco de más o de menos del vinagre, depende de tu gusto. Y si quieres guardar lo que sobre para el día siguiente no tendrás problema pues la combinación de aceites permitirá que lo guardes en frio y que no se emulsifique (se ponga duro). Si fueras a consumirlo todo el mismo día, puedes usar la taza y media entera en aceite de oliva.

Doreen Colondres es celebrity chef. Autora del libro La Cocina No Muerde. Síguela en Facebook e Instagram @DoreenColondres y visita www.LaCocinaNoMuerde.com , www.TheKitchenDoesntBite.com o adquiere su libro en Amazon o Itunes.

Deja un comentario