Retención de empleados en tiempos del Covid-19

La retención de empleados es primordial en estos tiempos difíciles. Cómo su empresa puede navegar los crecientes gastos y mantener una fuerza laboral confiable.

El recurso más valioso de una empresa es su personal, especialmente en un entorno competitivo, como el de la venta al por menor. Durante años, los empleados siempre han sido un facilitador crítico para la industria de los supermercados minoristas.

Grace Kennedy, La Fe

¿Cómo les afectará a largo plazo el Covid-19? Si bien la fuerza de trabajo es esencial para el negocio, también es la más vulnerable al virus, lo que pone consideraciones adicionales sobre la retención y la rotación.

Según los resultados de la Encuesta de Compensación del FMS 2019, muchos minoristas ya habían incrementado los salarios a su personal dedicado y ofrecido beneficios, incluyendo bonificaciones. El estudio concluye que la cobertura de salud está ampliamente disponible en las tiendas de comestibles independientes.

En seis de cada diez tiendas de comestibles independientes, los empleados son elegibles para participar en el plan de salud a los 90 días o antes. Las primas anuales siguen siendo pagadas en su mayoría por el empleador y la contribución del empleador va desde $4,531 para la cobertura de empleados solteros hasta más de $9,000 para la cobertura familiar.

Los operadores de tiendas individuales siguen teniendo más probabilidades de absorber una parte más significativa de los costos totales del plan de salud. ¿Aumentarían estos planes debido a la situación sin precedentes del COVID-19?

Artículo Relacionado: Proteja sus márgenes en un ambiente de inflación

Estos aumentos pueden convertirse en una parte continua de las estructuras de gastos de los minoristas. La pandemia amplió aún más la necesidad de ofrecer a los empleados de primera línea una compensación adicional, lo que debe ser considerado en la futura evaluación comparativa y la elaboración de presupuestos.

Sólo hay unas pocas maneras de navegar por estos tipos de gastos crecientes, y el aumento de los márgenes es siempre un último recurso. Aumentar las ventas es la solución «sin pensarlo dos veces», pero otras alternativas son los programas de reducción de pérdidas, la mejora de la productividad y la programación efectiva para reducir los costos laborales.

Antes del brote de coronavirus, el mercado laboral más ajustado elevó las preocupaciones de los tenderos independientes y los gastos en personal, contratación, retención y beneficios.

Como se muestra en la Encuesta Financiera de Comerciantes Independientes de 2019, la rotación de empleados en los comercios minoristas independientes aumentó a un 18% entre los empleados de tiempo completo y a un 47% entre los de tiempo parcial.

Esto se vio agravado por la grave preocupación por los aumentos del salario mínimo a nivel estatal y federal que impactó la mano de obra y beneficios, alcanzando un 16.7% de las ventas totales entre los independientes.

Tips para la retención de empleados

Hoy en día, el enfoque principal de los minoristas es la seguridad de los clientes y empleados, pero también mantener la demanda. Dicho esto, la retención de los empleados es primordial en estos tiempos difíciles.

Algunos minoristas han reportado que los empleados están mejorando como si tuvieran adrenalina extra fluyendo como asociados de primera línea. Este cambio de actitud a menudo ocurre cuando se enfrenta un evento climático, saca lo mejor de algunas personas para enfrentarse a una causa más significativa.

Sin embargo, algunos asociados en riesgo han elegido aprovechar la licencia FMLA y la compensación por desempleo ya que, en algunos casos, no está muy por debajo de los salarios de los minoristas.

En respuesta a la falta de personal o a la reducción por el riesgo de propagación del virus, algunos minoristas pueden haber optado por cerrar temporalmente los departamentos de servicios de alto nivel, como los de charcutería, servicio de carne y mariscos.

Las oportunidades de capacitación y desarrollo son de importancia crítica en estos tiempos, pero lo ideal sería que hubieran existido antes de la pandemia. Sin embargo, nunca es demasiado tarde para empezar a desarrollar su recurso más valioso.