Borden, el segundo gigante de lácteos que se declara en bancarrota

Borden, una de las compañías de lácteos más antiguas de EEUU, fundada en 1857, solicitó la protección por bancarrota del capítulo 11 para reducir su carga de deuda actual. El creciente costo de la leche cruda y los desafíos del mercado han contribuido a que su actual nivel de deuda sea insostenible, dijo la compañía.

Boss Revolution Calling Service

Borden planea continuar operando sus negocios de manera regular bajo la supervisión de la corte, según indica un comunicado de prensa. Este es el segundo gran productor de leche en EEUU que se declarara en bancarrota en los últimos dos meses. En noviembre pasado, Dean Foods solicitó protección por bancarrota, pero con la intención de vender su negocio.

«A pesar de nuestros numerosos logros durante los últimos 18 meses, la compañía continúa siendo impactada por el creciente costo de la leche cruda y los desafíos del mercado que enfrenta la industria láctea», explicó el CEO, Tony Sarsam.

“Durante los últimos meses, hemos entablado conversaciones con nuestros prestamistas para evaluar una variedad de planes estratégicos potenciales para la compañía. Finalmente, determinamos que la mejor manera de proteger a la empresa, en beneficio de todos los interesados, es reorganizarse a través de este proceso de bancarrota supervisado por el tribunal”, agregó Sarsam en un comunicado de Borden.

La columnista de Abasto Cindy Sorensen, presidenta de The Grocery Group y ex vicepresidenta de Midwest Dairy Association, escribió en su columna más reciente sobre la crisis que enfrenta la industria láctea y que la bancarrota de Dean Foods es solo el comienzo.

Artículo Relacionado: Dean Foods se declara en bancarrota bajo el Capítulo 11

El anuncio de bancarrota de Borden confirmó las predicciones de Sorensen: “Las compañías lácteas, como Borden y Dean Foods, no han reconocido el cambio de poder de los procesadores a los consumidores. Llegaron tarde a la fiesta para desarrollar los productos que los consumidores querían, comprarían y consumirían. Como resultado, fueron superados por otros participantes en la categoría de bebidas e innovaciones, como bebidas energéticas, bebidas a base de plantas, café preparado en frío, té helado, agua embotellada, batidos, etc.»

Sorensen agregó, «desafortunadamente, estas compañías han culpado a muchas condiciones externas, pero no se han responsabilizado de no estar a la vanguardia de las tendencias del consumidor con la innovación de nuevos productos y la estrategia de precios y promoción para respaldar el éxito de los productos premium de valor agregado».

La compañía con sede en Dallas presentó su petición del capítulo 11 el domingo 5 de enero ante el Tribunal de Bancarrotas de EEUU en Wilmington, Delaware. Según los documentos judiciales, Borden informó de pérdidas de $42.4 millones en 2019 y enumeró deudas entre $100 millones y $500 millones a más de 5,000 acreedores.

Subrayando que en Borden «los negocios siguen como de costumbre», Sarsam señaló que la compañía está buscando la aprobación de la corte para continuar usando su dinero en efectivo, así como para pagar sus impuestos, a sus 3,264 empleados y sus facturas de seguros y servicios públicos, lo que le permitirá seguir con sus operaciones diarias.

Borden opera 12 plantas de procesamiento de leche y casi 100 sucursales en Estados Unidos que producen y distribuyen aproximadamente 500 millones de galones de leche anualmente para clientes en los canales de abarrotes, mercado masivo, club, servicio de alimentos, hospitalidad, escuela y tiendas de conveniencia.