Galletas Juanita
organic food, alimentos orgánicos

Obsesión por alimentos orgánicos, un negocio multimillonario

En un mundo de tendencias alimentarias en constante cambio, a veces puede ser difícil hacer un seguimiento de las novedades y lo popular. Sin embargo, en los últimos años, la emoción por los “alimentos saludables” ha seguido creciendo en popularidad y se ha convertido en el tema de moda para los minoristas y los clientes.

Si entras en una tienda de abarrotes, los pasillos están llenos de etiquetas con los típicos mensajes de alimentos saludables como “natural” o “no-GMO”. Por ejemplo, encontrarás frutas, comidas congeladas, latas de alimentos como mantequilla de maní y demás, etiquetados como “orgánicos” o con algún tipo de logo que demuestre que se ha producido de forma natural.

NGA Show 2018

Especialmente entre la generación de “millennials”, las palabras “saludable” y “orgánico” son mantras repetitivos. Para muchos, la tendencia “saludable” no es simplemente una tendencia, sino un estilo de vida.

Los minoristas se han dado cuenta de la gran demanda de “alimentos saludables”, lo que hace que el estilo de vida saludable sea una relación mutua.

Un informe sobre las mejores tendencias de alimentos e ingredientes de 2017, realizado por Innova Market Insights, muestra que las empresas están aumentando los productos elaborados con semillas o ingredientes que son más saludables y las etiquetas afirman, “sin conservantes” o “ricos en proteínas”.

A medida que las empresas elaboran productos más saludables para sus consumidores, también comienzan a pensar en la cantidad de azúcar en sus productos. En el informe de Innova Market Insights, se menciona cómo las empresas sienten la presión sobre el consumo de azúcar y cómo las grandes marcas están eliminando una gran cantidad de azúcar de sus bebidas.

El reporte también mencionó cómo el 57% de los consumidores en Estados Unidos dijo que la cantidad de azúcar en una bebida afecta su decisión de compra.

Los alimentos orgánicos son accesibles en casi cualquier lugar

Debido a la alta demanda, los alimentos orgánicos son accesibles en casi cualquier lugar hoy en día. Ya no se ofrecen simplemente en tiendas de alta gama, sino en tiendas de descuento y almacenes / clubes. Según Nielsen, los supermercados, los comerciantes al por mayor y las tiendas de descuento combinados representan un 25% de participación en el gasto de productos orgánicos.

Un informe en Nielsen mostró que el 88% de los hogares en EEUU han comprado algún producto orgánico, ya sea alimentos, bebidas o de cuidado personal.

Por ejemplo, supermercados como Whole Foods y Harris Teeter llenan sus estantes con productos que prometen no solo buena calidad, sino también etiquetas que se ajustan al código ético del consumidor.

Los consumidores están mostrando interés no solo en el producto, sino también en el proceso de creación de los mismos. Esto hace que la compra del producto no sea simplemente una cuestión de necesidad, sino también emocional, haciendo que la experiencia del comprador sea gratificante. Le da al consumidor la sensación de que están haciendo algo bueno en términos de salud y disfrutando de alimentos que se alinean con sus valores.

Relacionada: Crece en popularidad la comida artesanal

Por ejemplo, después de que se difundió la información sobre el mal trato dado a los pollos en algunas empresas, muchos consumidores se negaron a seguir apoyando a esas marcas por el maltrato animal. Con las etiquetas que afirman que los productos son “sin GMO” y “sin jaula”, los consumidores se sienten bien al comprarlos porque se ajustan a sus creencias y valores personales.

Las estadísticas muestran que cuando el consumidor encuentra un producto perfectamente sintetizado con su ética, no le importa pagar más por comida de calidad. En una encuesta realizada por Statistica en 2015, los sondeos mostraron que el 46% de los consumidores de 18 a 34 años de edad estaban dispuestos a pagar más por productos más saludables.

De acuerdo con la Asociación de Comercio Orgánico, las ventas orgánicas llegaron a $47 mil millones el año pasado, en comparación con los $43 mil millones del año anterior.

Los estilos de vida saludables y las tendencias alimentarias muestran que a los consumidores les importa lo que sucede dentro de su cuerpo y se preocupan por ciertos aspectos de los productos, como el proceso en el que se elaboraron, los ingredientes, las cantidades de calorías o azúcar y otros factores importantes que influyen en sus decisiones de compra.

De esta manera, los “alimentos saludables” se convierten en un estilo de vida para el consumidor y el minorista; ambos se influencian constantemente y crean una necesidad que el otro puede llenar. El consumidor le permite al minorista saber lo que quiere y el minorista cumple con las necesidades del cliente, además de crear nuevos productos en línea con lo que el consumidor valora y necesita. Se convierte en un ciclo mutuo y una relación beneficiosa para ambos lados.

Acerca de Kimberly Olivera

mm

Coordinadora Bilingüe de Medios Sociales de la Revista Abasto. Graduada con un Bachillerato de Ciencias en Periodismo, Kimberly es también fotógrafa y escritora independiente.

Lea También

Abeles & Heymann

Hod Golan y Abeles & Heymann nombran nuevo vicepresidente

Hod Golan y Abeles & Heymann anunciaron que Kevin O’Brien se unió a la compañía …

Deja un comentario

X