La cadena de suministro de alimentos se mantiene fuerte ante el coronavirus

En la nueva realidad que está viviendo el mundo debido a la pandemia del coronavirus, las autoridades trabajan en conjunto con la industria de alimentos y bebidas y los supermercados, para asegurarse de que no se interrumpa la cadena de suministro de alimentos desde los campos a la mesa y se mantenga la inocuidad de los productos.

“La cadena de suministro de los minoristas sigue siendo fuerte”, aseguró Frank Yiannas, Comisionado Adjunto de la Oficina de Política y Respuesta Alimentaria de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA).

Neosol Hispanic Marketing and Promotions

El funcionario reconoció que en los supermercados hay anaqueles vacíos debido a la inusual demanda de productos, pero dijo que esto es algo temporal. Envió un mensaje de tranquilidad a la industria y los consumidores al reiterar que “el suministro de alimentos en EEUU sigue siendo seguro y no hay escasez de comestibles”.

“La producción y la fabricación de alimentos están muy dispersas por todo el territorio de los Estados Unidos y en la actualidad no se ha informado de ninguna interrupción generalizada en la cadena de suministro”, agregó.

Yiannas participó en una conferencia telefónica de la FDA junto con Michael Rogers, Comisionado Adjunto de Operaciones de Alimentación Humana y Animal de la Oficina de Asuntos Reglamentarios, y la Dra. Susan Mayne, Directora del Centro de Inocuidad de los Alimentos y Nutrición Aplicada.

Los funcionarios hablaron sobre asuntos de seguridad y suministro de alimentos relacionados con la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19).

“Quiero ser muy claro, no hay ninguna evidencia que indique que la comida o los empaques de los alimentos estén asociados con la transmisión del coronavirus. Este no es un virus gastrointestinal transmitido por alimentos, como el norovirus o la hepatitis A”, dijo Yiannas.

La FDA está trabajando con fabricantes y distribuidores para resolver los retos causados por cuarentenas o restricciones en desplazamientos que podrían estar impidiendo su capacidad de continuar trabajando y mover los productos comestibles.

Las inspecciones de vigilancia de rutina fueron suspendidas

Sobre los cambios en los procedimientos de inspecciones locales de comestibles para humanos y animales en fábricas y granjas que realiza la FDA con regularidad, Michael Rogers dijo que durante la pandemia de coronavirus enfocarán sus recursos de inspecciones en aquellos lugares que son críticos y pospondrán por el momento las inspecciones de vigilancia rutinarias que tenían planeadas para este año fiscal.

“La seguridad del suministro de alimentos es una responsabilidad compartida entre los reguladores y la industria. Y durante este periodo, francamente creo que se aprovechará, aún más, el papel que tiene la industria para asegurar que el suministro de alimentos sea seguro para todos los consumidores”, dijo Rogers.

La FDA cambiará sus procedimientos para realizar las inspecciones que regularmente se hacen sin previo aviso. De ahora en adelante estarán anunciando a las fábricas o granjas cuando vayan a realizar las inspecciones.

Artículo Relacionado: Noticias sobre el coronavirus y la industria de alimentos y bebidas

La agencia temporalmente no hará cumplir los requisitos de auditoría de la verificación de proveedores de la Ley de Modernización de la Seguridad Alimentaria (FSMA) si en su lugar se utilizan otros métodos apropiados de verificación de proveedores. Otros métodos de verificación del proveedor, como el muestreo y las pruebas o la revisión de los registros de seguridad alimentaria, estarían diseñados para proporcionar una garantía suficiente de que los peligros se han minimizado significativamente o se han prevenido durante el periodo de demora de la auditoría in situ.

Fabricantes y distribuidores trabajan sin parar en el suministro de alimentos

Por su parte, los fabricantes y distribuidores de comestibles alrededor de Estados Unidos han expresado su compromiso para mantener la cadena de suministro de alimentos sin interrupciones a la vez que cuidan a sus empleados para protegerlos del coronavirus.

Esteban Abascal, CEO de Interamerican Foods y La Moderna USA con sede en Texas, filial de La Moderna que es la compañía fabricante de pastas más grande de México, habló con Abasto sobre los esfuerzos que llevan a cabo para que sus productos lleguen sin interrupción a los estantes de los supermercados en Estados Unidos.

“Hemos adoptado todas las medidas sanitarias para poder garantizar la seguridad de todos nuestros empleados y también garantizar la seguridad de los alimentos que estamos suministrando a través de nuestra cadena logística”, dijo Abascal.

La planta de manufactura de pasta de La Moderna USA en Cleburne, Texas, está trabajando a plena capacidad y activaron un turno extra para poder incrementar sus volúmenes de producción y abastecer plenamente a los supermercados.

“Estamos estimando una producción de 1,100 a 1,200 toneladas de pasta a la semana y antes de que se presentara esta crisis por el coronavirus estábamos produciendo alrededor de 850 toneladas a la semana”, dijo Abascal.

El CEO de Interamerican Foods pidió a la comunidad tener tranquilidad para enfrentar esta crisis, “que sepan que va a llegar producto a los anaqueles, si bien hubo un pico en la demanda, los canales de distribución a lo largo de Estados Unidos son sólidos, así que estén tranquilos porque van a tener sus alimentos, no hay necesidad de agregar un miedo más a lo que enfrentamos hoy en día, unidos vamos a salir adelante y todo esto va a pasar”.

Un reciente estudio de Nielsen identificó cómo ha cambiado el comportamiento de compra de los consumidores sobre ciertos productos básicos desde antes del brote del coronavirus hasta finales de febrero, cuando la epidemia tomó fuerza en Estados Unidos.

Fuente: Nielsen Retail Measurement Services

Otra destacada empresa de productos alimenticios hispanos, La Fe-GraceKennedy, que distribuye productos congelados y enlatados a lo largo de la costa este del país, también ha duplicado esfuerzos para estabilizar la cadena de suministro de alimentos.

“Entendiendo la alta demanda de nuestros clientes y consumidores hemos incrementado los turnos de operación a fin de poder responder positivamente con el abastecimiento de nuestros productos. Así mismo contamos con una línea de inventario robusta que nos permite poder afrontar esta situación”, dijo a Abasto, Andrés Falquez, gerente de marketing de la categoría de La Fe-GraceKennedy.

“Muchos de los productos de nuestro portafolio provienen de nuestras propias plantas procesadoras, motivo por el cual se han implementado planes de contingencia a fin de poder suplir las necesidades del mercado en medio de esta emergencia”, agregó Falquez.

GraceKennedy también está implementando planes de preparación y respuesta de negocios, incluida la comunicación semanal y orientación específica sobre medidas para preparar a sus empleados sobre cómo responder a la propagación local del coronavirus. Falquez dijo que el 70 por ciento del equipo de administración se encuentra trabajando remotamente para asegurar que la operación pueda responder a la demanda de sus clientes y consumidores.

En el centro de la Florida, la distribuidora de comestibles Titán Products también está realizando esfuerzos descomunales para ayudar a agilizar la entrega de productos alimenticios en los supermercados. Desde el personal de gerencia hasta el último de sus empleados han trabajado sin descanso transportando productos a las tiendas.

Supermercados independientes en el frente de batalla

«Este es un asunto de demanda, no de oferta», dijo Heather Garlich, vicepresidenta de medios y relaciones públicas de la Asociación de la Industria Alimentaria- FMI. «La cadena de suministro no está rota. Los almacenes están sacando todo el inventario posible en un periodo de 24 horas.»

Al respecto, la National Supermarket Association (NSA) que representa a más de 400 propietarios de supermercados independientes hispanos en Nueva York y otras ciudades a lo largo de la costa este, publicó una declaración sobre los esfuerzos que están realizando para servir a las decenas de miles de personas que hacen sus compras en sus tiendas.

“En tiempos como estos de crisis, los supermercados independientes locales sirven como el sustento de sus comunidades, proporcionando a los clientes y residentes locales un lugar donde pueden continuar obteniendo las cosas que necesitan para sobrevivir. Somos especialmente conscientes de nuestros clientes más vulnerables: personas mayores y personas con problemas de salud subyacentes. Con ese fin, continuamos haciendo todos los esfuerzos posibles para garantizar que nuestros adultos mayores tengan acceso a alimentos y otros artículos que necesitan. Logramos esto a través de programas de entrega gratuitos y brindando transporte sin costo para que las personas mayores lleguen y salgan del supermercado con facilidad”.

William Rodríguez, presidente de la NSA y Elizabeth Peralta, directora ejecutiva, en la declaraci[on también destacaron a las personas que trabajan en las tiendas todos los días y se aseguran de que se mantenga el suministro de alimentos, los trabajadores “que no tienen la opción de teletrabajar durante esta crisis y deben poner en riesgo su salud para venir todos los días y atender las tiendas. Son algunos de los héroes anónimos de esta crisis y no hace falta decir que estamos en deuda con ellos”.