Ventas de comestibles en línea en EEUU alcanzan nuevo récord en mayo

A medida que su crecimiento continúa, las ventas de comestibles en línea en EEUU establecieron otro récord en mayo, aumentando un 24% sobre las ventas de abril, para alcanzar los $6,600 millones, según la encuesta «Brick Meets Click/Mercatus Grocery Survey», realizada del 20 al 22 de mayo de 2020.

Neosol Hispanic Marketing and Promotions

La encuesta es parte del monitoreo mensual de Brick Meets Click sobre el impacto de COVID-19 en el comportamiento del consumidor y es la tercera ola de investigación enfocada en identificar las percepciones e implicaciones para los minoristas y las marcas.

«El COVID-19 está afectando la forma en que las personas compran los comestibles y esta investigación ayuda a los minoristas a comprender mejor dónde necesitan invertir en sus negocios en línea y en las tiendas», dijo David Bishop, socio de Brick Meets Click, en un comunicado de prensa.

La Tarjeta de Puntaje de Mayo muestra cómo las métricas clave de desempeño relacionadas con la entrega de comestibles en línea y la actividad del servicio de recolección han crecido en los últimos tres meses.

comestibles en línea

El número total de pedidos de comestibles en línea aumentó un 18% mes a mes, de 62.5 millones en abril a 73.5 millones en mayo.

Este aumento fue impulsado por la ampliación de la capacidad asociada a los minoristas que reabrieron sus servicios y a otros que añadieron más franjas horarias para satisfacer mejor el aumento de la demanda de estos servicios de compra esenciales.

De acuerdo a la empresa de asesoramiento estratégico, la penetración en los hogares alcanzó el 33% en mayo (frente al 31% en abril), ya que aproximadamente 43 millones de clientes compraron sus alimentos por Internet durante el periodo de 30 días anterior. Este aumento refleja además el incremento de la capacidad, lo que facilita a las personas la obtención de un horario de recogida o entrega mientras luchan con las preocupaciones sobre el virus y las compras en la tienda.

«El COVID-19 ha acelerado la adopción de comprar los comestibles en línea a un ritmo que la industria no esperaba ver en años», dijo Sylvain Perrier, presidente y CEO de Mercatus. «El aumento de compras en línea puede nivelarse ligeramente a medida que varios estados se esfuerzan por volver a la ‘normalidad’. Sin embargo, lo que ha cambiado a los ojos de los compradores es la comprensión de los beneficios inmediatos de las compras por Internet».

Artículo Relacionado: Noticias sobre el coronavirus y la industria de alimentos y bebidas

La frecuencia media mensual de compra de mayo subió un 10% con respecto a la de abril, lo que ilustra que la compra de comestibles por Internet se está estableciendo cada vez más entre una base más amplia de hogares. De hecho, los hogares activos en mayo hicieron un promedio de 1.7 pedidos de comestibles en línea, ya sea para entrega o recogida, frente a 1.6 pedidos en línea en abril.

Según el análisis de Brick Meets Click, el valor promedio de los pedidos subió casi un 6% a $90 en mayo, un aumento de casi $5 en comparación con abril. Los precios más altos para el consumidor a partir de abril, las mejoras en la disponibilidad de los productos y el hecho de que más clientes se sintieran cómodos con las compras de comestibles en línea, contribuyeron a esta tendencia.

Más allá de la métrica de la tarjeta de puntuación, la nueva investigación demostró que la satisfacción de los compradores está ligada a la baja de marzo. En mayo, el 56% de los clientes era extremadamente o muy probable que volvieran a comprar al mismo proveedor en los próximos 30 días, comparado con el 47% en marzo y el 50% en abril. Incluso en el 56%, la intención de compra es aún considerablemente más baja que las tasas pre-COVID, que estaban más cerca del 80% según la anterior investigación de Brick Meets Click. 

El impacto económico desencadenado por el COVID-19 está afectando a un número cada vez mayor de consumidores. El número de hogares estadounidenses que reportaron una dramática caída en sus ingresos del 25% o más (en comparación con el inicio de 2020) alcanzó casi 50 millones en mayo.

Para reducir sus gastos de alimentación, muchos consumidores están cambiando lo que compran. Esta investigación encontró que en una base neta, el 14% de los hogares estadounidenses que compran marcas privadas reportaron que adquirieron más marcas privadas durante mayo en comparación con la crisis del COVID-19.

«El COVID-19 ha dejado más claro que nunca que, de cara al futuro, la confianza entre la marca minorista y sus compradores es fundamental para una relación saludable y a largo plazo», explicó Perrier. «Los compradores de todos los niveles de ingresos y demográficos seguirán esperando una experiencia de pedido y cumplimiento en línea eficiente, eficaz y segura y recompensarán a los tenderos que la proporcionen con una lealtad continua».